El chocolate no nació con motivos de amor y amistad. Para los mayas el chocolate tenía cuatro usos: moneda, bebidas, saborizantes y para ofrendas rituales.

A la llegada de Hernán Cortés y los colonizadores españoles, cambiaron esto. Ellos le concedieron dotes afrodisiacos, y cambiaron el rumbo del mundo. Ya que empezó a ser exportado como un manjar una gula. En la época victoriana, la Asociación Nacional de Pasteleros puso mucho en peño en crear el Día de San Valentín para impulsar la venta de chocolate.

A finales de 1800, un chocolatero suizo añadió leche en polvo e inventó el chocolate con leche. El chocolate blanco, una invención del siglo XX, no contiene sólidos de cacao, por lo que técnicamente no es chocolate.

Nuestros cerebros y el chocolate producen naturalmente la "molécula de felicidad": anandamida lo que lleva a afirmar que las cosas dulces son la mejor comida para sentirse bien.

A pesar de sus raíces, actualmente la mayoría del cacao proviene de África. Costa de Marfil es el mayor productor individual y proporciona alrededor del 30 por ciento de todo el cacao del mundo.

El consumo de chocolate se relaciona con un menor riesgo de enfermedades coronarias, accidente cerebrovascular y otros problemas cardiovasculares.

Esperamos que te hayas entretenido con toda esta información acerca del cacao y visites La Casita de Nancy, donde encontrarás deliciosos postres sabor chocolate.