El fondant fue inventado en el siglo XVI, a diferencia de otros glaseados, el fondant puede almacenarse durante largos períodos de tiempo. Su textura es fácilmente moldeable. Los pasteleros usan el fondant como una base de glaseado para decoraciones elaboradas en pasteles de boda, ya que proporcionan una base sobre la cual realizar muchas ornamentaciones. Los primeros fondants se hicieron con agua de rosas, azúcar, jugo de limón, clara de huevo y pasta de goma.

Hay dos variedades de fondant. El primero es el más utilizado por los panaderos, y son los fondants enrollados. Los fondants enrollados tienen azúcar glass, gelatina, jarabe de maíz, agua y mantequilla. Luego se mezcla para formar una masa que se puede enrollar y dar forma a cualquier decoración.

El segundo son los fondants líquidos y cremosos. Se cocina y se vierte en pasteles. Se utiliza para recubrir pasteles y postres. Hoy en día, los fondants se pueden cortar, enrollar, moldear y estirar de muchas maneras para hacer que cada pastel sea único y creativo.

Su popularidad a lo largo de los años nos dice como consumidores, que hemos elegido bien si compramos un pastel con fondant para nuestra ocasión especial. Siempre es bueno sobre los fondants ya que estaremos familiarizados con él cuando lo compremos.